Profile picture of Kiss From The World
Profile picture of davide puzzo
Profile picture of Neha Singh
Profile picture of Lilly
Profile picture of Sara
Profile picture of Keith Kellett
Profile picture of Maria
Profile picture of Dharmendra Chahar
Profile picture of Shane Cameron
Profile picture of Subho Das
Profile picture of South Africa Tours
Profile picture of Krishnakant Vishwakarma
Profile picture of Pandorasdiary
Profile picture of Tracy A. Burns
Profile picture of Camel Trip Morocco
Profile picture of Aditi Roy
Profile picture of Maite González
Profile picture of Anirban Chatterjee
Profile picture of Tara
Profile picture of Meg Stivison
Profile picture of sakrecubes Cubes
001_U.S.A._Juneau_Ballenas____guilas_y_osos_en_Juneau._Alaska_Kiss_From_The_World_travel_and_people_magazine

Ballenas, águilas y osos en Juneau. Alaska

El gran atractivo de Alaska es su naturaleza, bella y salvaje se impone. Un@ se miniaturiza ante tanta grandeza.

Sí, sé que me emocioné un poco, pero no puedo evitarlo cuando se trata de Alaska. Cada esquina te invita a algo interesante: a tomar una foto, a comprar un recuerdito, a entrar a un museo, a comer un helado…. (Sí, soy famosa porque como helados cuando hace mucho frio… es una de esas contradicciones que no tienen explicación).

Un tour que tomé en Juneau, capital de Alaska, es uno que se llama “Wilde Life Tour” (Tour de Vida Salvaje). El tour prometía ver ballenas orcas, águilas y, si éramos afortunados, osos polares en su hábitat, así que no perdí el tiempo y me inscribí.

Un transporte turístico nos recogió en el puerto de Juneau y nos llevó a un pequeño muelle del que salían las embarcaciones que se adentrarían a buscar ballenas.

El barco era bastante seguro, con una parte cubierta y otra descubierta. Navegamos unos 15 minutos, el paisaje es bello, se ven las montañas con sus copas glaseadas y el agua quieta y “helada”.

Nuestro experto capitán sabía muy bien qué hacer para no ahuyentar a las ballenas. En un punto, apagó el motor y nos quedamos calladitos y atentos al agua. El proveedor de excursión ofrece binoculares, lo cual es fantástico porque se puede vigilar mejor el agua.

Una de nuestras esperadas ballenas no tardó en aparecer. El staff estaba atento y nos indicaba de qué lado aparecerían las ballenas. Estábamos a una distancia prudencial que nos permitía verlas sin correr peligro de hacerles daño. Todos estábamos atentos a cada ballena que subía a la superficie a respirar, las seguíamos con nuestros binoculares. ¡Qué bellas criaturas! Por supuesto, nosotros hicimos una observación turística, en la que se les ve tranquilamente nadando. Si vemos a estas ballenas comiéndose otros animales, como a las ballenas grises o a leones marinos, quizá nos veamos tentados a llamarlas como en inglés se les conoce: ballenas asesinas.

Contemplamos las ballenas unos 25 minutos, luego nos movimos en búsqueda de águilas.

Alaska ofrece un hábitat muy atractivo para las águilas. Nuestro guía nos informó que hay unas 30 mil águilas calvas en Alaska (realmente las águilas no son calvas, tienen plumas blancas en la cabeza y en la cola), son ágiles y certeras cuando cazan. Es el ave símbolo nacional de los Estados Unidos.

Los binoculares nos permitían ver a las águilas de cerca. Vuelan con una rapidez impresionante, aun desde la distancia se las ve seguras y regias. Hoy en dia, la situación de estas bellas aves, según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de USA, se encuentra en el rubro “amenazada”, ya que en el pasado fueron cazadas sin piedad por cazadores deportistas. También los pesticidas también causaron estragos entre las águilas y otras aves, ya que estos productos químicos se depositan en los peces, que forman la mayor parte de la dieta del águila. Debilitan los cascarones de sus huevos y limitan severamente su capacidad de reproducción. En 1972 se restringió fuertemente el uso del DDT (pesticida). La población de águilas ha resurgido notablemente y ya no se encuentra en peligro de extinción.

Luego nos aproximamos a una orilla donde “suelen” haber osos polares, pero no tuvimos suerte de ver ninguno 🙁

Sí notamos las espectaculares casas que hay en las orillas. Casas de madera y piedra rodeadas de pinos verdes y frondosos, todo un espectáculo.

En el barco pueden comprar salmón en varias presentaciones, en lata o ahumado en plástico. También tienen snacks que no están incluidos. Vayan preparados con efectivo porque no aceptan tarjetas de crédito. Como siempre recomiendo, lleven ropa de invierno, y su mejor amiga será su cámara o su filmadora.

Después de esta observación regresamos al muelle y nos llevaron de regreso al punto de recogida.

Todo aquel que va a Alaska querrá ver ballenas orcas y águilas. No dejen de disfrutar de este espectáculo natural tan sublime.


CITY

STATE


Profile photo of Criseida Carrasco

Mi nombre es Criseida Carrasco. Soy hotelera, con más de 12 años de experiencia en el medio de la Hotelería y Turismo. He trabajado en hoteles como el JW Marriott, Hilton, y en la compañía de cruceros Royal Caribbean International. He trabajado en Venezuela, mi lugar de nacimiento, en República Dominicana, y como Oficial de RRPP de Royal Caribbean International, he recorrido casi todo el Caribe, América y parte de Europa.TuristeandoAndo lleva a sus lectores a todos los lugares que he visitado.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to toolbar