Profile picture of Kiss From The World
Profile picture of Lilly
Profile picture of Keith Kellett
Profile picture of Maria
Profile picture of davide puzzo
Profile picture of Dharmendra Chahar
Profile picture of Shane Cameron
Profile picture of Subho Das
Profile picture of South Africa Tours
Profile picture of Krishnakant Vishwakarma
Profile picture of Pandorasdiary
Profile picture of Tracy A. Burns
Profile picture of Camel Trip Morocco
Profile picture of Aditi Roy
Profile picture of Maite González
Profile picture of Sara
Profile picture of Anirban Chatterjee
Profile picture of Tara
Profile picture of Meg Stivison
Profile picture of sakrecubes Cubes
Profile picture of Catherine McGee
001_Yemen_Hadibu_Socotra__la_isla_prehistorica_Kiss_From_The_World_travel_and_people_magazine

Socotra, la isla prehistorica

Socotra es una isla que pertenece a la República de Yemen, se encuentra en el Océano Indico a 500 km de la tierra firme. En el 2008 fue declarada Patrimonio Natural de la Humanitá por la Unesco.

Probablemente se separó del continente africano en el Plioceno, y posee una flora autóctona única en el mundo.

Sus montañas están tapizadas con los "Dragon blood trees", enormes "sombrillas" naturales, por los "Bottle trees" y por los "Cucumber trees", arbolitos absurdos con un aspecto cómico y surreal.

La fauna consiste en cabras, cabras y más cabras… buitres egipcios, gran variedad de anfibios autóctonos, insectos y aves. Socotra es visitada por científicos de todo el mundo que van a estudiar las características únicas del ambiente de la isla. Normalmente se visita durante la estación seca ya que durante la estación de las lluvias, los canyons se convierten en torrentes incontrolables y los caminos se vuelven intransitables.

Playas blanquisimas, aguas turquesa, delfines, canyons, dunas, desierto, cavernas, piscinas naturales y paisajes que quitan el aliento y no dan tregua a los sentidos.

El pueblo yemeni en general y los habitantes de Socotra en particular, son personas amables y amistosas; como en la mayoría de los países musulmanes, muchos de ellos -sobre todo mujeres y hombres ancianos- no desean ser fotografiados. Lo mejor es ser respetuoso y discreto para evitar desagradables reprimendas.

En tiempos de paz, llegar a la isla es bastante complicado, hay muy pocos hoteles y con servicios muy básicos; normalmente se pernocta en carpa.

En Hadibu, la ciudad más importante de Socotra, hay electricidad sólo unas pocas horas al día.

En este momento, Septiembre 2013, la situación en Yemen es bastante inestable y muchos gobiernos aconsejan no viajar al país. Nuestro viaje coincidió con una tentativa de atentado por parte de un ciudadano yemeni que viajaba en un avión de la Delta Airlines, por lo que el país estaba en estado de alarma y con controles militares por todas partes; un binocular verde militar que yo tenía en mi equipaje nos significó varias horas de discusión con la policía del aeropuerto de Sanaà para tratar de explicarles que no éramos terroristas internacionales.

Dunas de Arher

En el extremo Este de Socotra, una pequeña península se adentra en el océano formando una bahía y una playa llamada Dunas de Arher; allí, las montañas de roca roja finalizan abruptamente en el mar, creando una pared de piedra que proteje la angosta playa del viento. En lo alto, en las cavernas encuentran refugio las aves marinas y los murciélagos. Durante la estación de los monzones, el viento empuja las dunas contra la pared de roca, formando enormes terraplenes de arena blanca. Un arroyo de apenas medio de metro de ancho baja desde la montaña creando una minúscula cascada de agua limpia y cristalina que desemboca en el agua salada. Es suficiente este hilo de agua dulce para provocar una explosión de vida inesperada en medio de las dunas y el paisaje desértico. Después de la cena, los guías y los choferes se divierten bailando -el baile en público es una actividad prohibida para las mujeres- y cantando, con la música de la radio de los vehículos y de instrumentos improvisados con bidones de combustible vacíos.

Detwaah lagoon

La Detwaah Lagoon, cerca de Qalansiya, es uno de los paisajes más espectaculares de Socotra; la playa es la más grande de la isla y posiblemente, una de las más grandes del mundo. Aquí abundan los cangrejos, que cavan sus casas en la arena dejando un montículo en la entrada. La laguna, de medio metro de profundidad, aparece y desaparece siguiendo el ritmo de la marea. Con la marea baja se puede atravesar caminando, adivinando bajo nuestros pies la presencia de miles -o millones- de pequeños seres que viven bajo la arena húmeda del fondo. Cuando sube el agua, en cambio, la laguna se llena de peligrosos "Stingrays".

Como siempre, mis sentimientos se encuentran en una encrucijada: por un lado quisiera que todos pudieran vivir la maravillosa experiencia de visitar este lugar; por el otro, sé que la llegada de turismo masivo arruinará para siempre este paraíso y las ganacias no serán para los habitantes ancestrales de la isla sino para los bolsillos de unos pocos, como suele suceder.

Esta fotos, producto de madrugones antes del alba y de caminatas con una tonelada de equipo a cuestas, son nada más una inútil tentativa de inventariar tanta belleza.


COUNTRY

CITY


Profile photo of Horacio Scotti

Me llamo Horacio Scotti, soy art director de profesión y fotógrafo por pasión. Soy argentino pero vivo hace años en Italia. Con mi esposa, que es una agente de viajes, buscamos siempre nuevos destinos, poco conocidos y poco frecuentados por el turismo; es un desafío porque no somos ricos y viajamos siempre en economía. Tratamos de evitar los lugares trillados y nos gusta, siempre con respeto, tratar de entrar en la vida de las personas del lugar que visitamos. A nuestro regreso, queremos compartir todas nuestras experiencias a través del blog.El blog está pensado como un fotoblog, ya que mi pasión es la fotografía, pero a menudo las palabras toman el timón y entonces las fotos temen perder su protagonismo...



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to toolbar